El arte del flyting: cuando los vikingos fueron los primeros en hacer «batallas de rap»

Publicado por: Adrián Ruiz
Assassin's Creed: Valhalla

Boom claps, punchlines, cyphers… la cultura del rap a día de hoy tiene una gran variedad de técnicas, tipo y estilos de freestyle en el mundo de las famosas batallas de rap en el que dos raperos se enfrentan entre sí en un arduo combate a base de rimas improvisadas y al ritmo de una instrumental pegadiza. Los improperios y el desprecio hacía el prójimo están a la orden del día y la creatividad en la composición de las frases, la rima sonante y el punchline final son el billete seguro hacía la victoria.

Aunque no es fácil ubicar los orígenes de los freestyles dentro del rap sí es posible determinar cómo empezó todo: a finales de los 70 surgieron los denominados MC’s (maestros de ceremonias) que desde el fondo del escenario improvisaban rimas ingeniosas que servían de apoyo a breakers, lockers y poppers en sus coreografías. Con el tiempo estos MC’s fueron ganando popularidad y se fueron a la parte delantera dando lugar a una de las bases más innovadoras de la música en general y del propio rap, una cultura heredada.

Pero la improvisación lírica a modo de respuesta banal e ingeniosa para ridiculizar a un contrincante no es algo explícitamente nuevo del hip hop, al contrario: en la Escocia del siglo XVI ya se dejaba ver esta forma de arte y también fue muy adoptada por los propios vikingos. Estamos hablando del «flyting».

Desde Loki hasta Beowulf

Aunque hay grandes diferencias entre el rap y el flyting los dos comparten un mismo origen: la poesía. El flyting consiste en un intercambio ritual y poético de versos muy bien estructurados para proferir insultos ingeniosos a un contrario, y sus orígenes datan desde el siglo V hasta el siglo XVI. A lo largo de la historia se han encontrado ejemplos de flyting en las lenguas nórdicas, las celtas, en el antiguo inglés e incluso en figuras mitológicas. Se trata, en esencia, de poesía dura y extremadamente provocativa.

Los dioses nórdicos Freya y Loki realizando flyting en una ilustración (1895) de Lorenz Frølich
Los dioses nórdicos Freya y Loki realizando flyting en una ilustración (1895) de Lorenz Frølich

Pero de todos los textos en los que se han encontrado evidencias de flyting el más arraigado a ello son las lenguas nórdicas y la cultura vikinga. Por ejemplo en la literatura nórdica encontraremos varios pasajes que emplean flyting como el de Loki en el poema ‘Lokasenna‘ (‘Los sarcamos de Loki’) donde el dios mitológico y el resto de dioses se confrontan a base de insultos en el salón Ægir. También vemos lo mismo en el ‘Canto de Hárbardr‘, donde Odín enfrenta a Thor en un intercambio de insultos muy bien versado. Y en el antiguo inglés veremos lo mismo con el poema épico ‘Beowulf‘, donde Beowulf y Unferð se enfrentan entre ellos usando la rima.

Lejos de la literatura y la mitología el flyting también tenía sus raíces entre la gente corriente. En la antigua Escocia era habitual verlo como entretenimiento para el público mediante concursos verbales llenos de acusaciones provocativas, sexuales y escatalógicas, pero también de buena poesía. Bien entrados en el siglo XV-XVI la blasfemia estaba prohibida bajo sanciones de 20 chelines, pero el flyting, una herencia cultural para el pueblo de escocés, estaba totalmente permitido.

Loki se burla de Bragi, por W.G. Collingwood (1851)
Loki se burla de Bragi, por W.G. Collingwood (1851)

Y a decir verdad el flyting fue una enorme herencia cultural para la poesía: los reyes de escocia Jacobo IV y Jacobo V alentaban a los mismísimos poetas a practicar flyting para su entretenimiento, y gracias a ello tenemos registros de enfrentamientos entre grandes poetas como William Dunbar y Walter Kennedie: además, es el primer registro del que tengamos constancia que se usara la palabra «mierda» como insulto personal.

Otros poetas como Sir David Lyndsay, William Shakespeare o Nicholas Udall también emplearon flyting en alguna ocasión de sus vidas.

Flyting en Assassin’s Creed

En el reciente ‘Assassin’s Creed: Valhalla‘ se ha dejado ver una curiosa mecánica de «batallas de flyting», y no es ninguna sorpresa: la saga ‘Assassin’s Creed’ siempre ha velado por el rigor histórico y en ‘Valhalla’ no podía faltar a la cita un arte muy propio de la cultura vikinga.

Pero no hay que dejarse engañar tampoco: ni el flyting es rap ni el rap es una copia del flyting. Ambos conceptos no dejan de ser un estilo de poesía propio mientras que cada uno tiene sus propias raíces históricas y culturales. La similitud entre ambos conceptos únicamente lo podemos achacar a una evolución natural de algo que nos permite realizar la poesía propia: insultar con elegancia.

Por ello mismo es fascinante echar un vistazo al pasado y ver como el ser humano siempre vuelve sobre sus propios pasos. Da igual que fueras un vikingo invasor del siglo X o un MC fetén del siglo XX. Da igual el género musical, el tipo de prosa o la estructura poética que empleemos: el ser humano ya ha explorado todo el arte possible y lo único que nos queda es darle una forma diferente a lo mismo, en este caso la poesía, para darle un uso diferente para el que fue concebido, en este caso el insulto.

Publicado en:
¡Síguenos!

Si te ha gustado el artículo síguenos para no perderte nuestras publicaciones:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *