‘Once Upon a Time in Shaolin’ de Wu-Tang Clan: de ser el álbum más caro de la historia a ser propiedad del gobierno de los Estados Unidos

La historia del disco de rap que se vio envuelto en varias polémicas y escándalos.

Wu-Tang Clan
Publicado por: Adrián Ruiz

Han pasado años desde que saliera a la venta el séptimo álbum de uno de los grupos de rap más famosos de todos los tiempos, Wu-Tang Clan, un álbum que recibió el nombre de ‘Once Upon a Time in Shaolin’ y que solo llegó a venderse una única copia. Dicha copia se subastó por una cifra astronómica y la mayoría de su contenido sigue siendo un secreto hoy en día, salvo filtraciones en Internet en calidad muy deplorable.

Al comienzo ‘Once Upon a Time in Shaolin’ estaba destinado a venderse como una simple pieza de arte en subasta y ahí se acabaría la historia, de hecho se concibió con esa idea en mente a lo largo de sus seis años de grabación. Pero lo que ni RZA ni Cilvaringz se esperaban en la ridícula historia que vendría a continuación y las implicaciones que acabaría teniendo para el álbum: 2 millones de dólares, una condena por fraude fiscal, las elecciones de Donald Trump, y el mismísimo gobierno de los Estados Unidos subastando el álbum.

El disco más caro de la historia

Fue en 2015 cuando se puso a la venta la única copia de ‘Once Upon a Time in Shaolin’, la obra musical más cara de la historia. El álbum se grabó en secreto durante un período de seis años, comenzando su grabación a finales del año 2000 en un estudio de Staten Island, Nueva York, mientras que era producido desde Marruecos por Cilvaringz.

Once Upon a Time in Shaolin

Se sabe que para los temas contaron con los nueve integrantes de Wu-Tang además de artistas invitados como Redman, Cher y miembros afiliados del Wu-Tang Killa Beez. Y para sorpresa también tuvo artistas invitados como Carice Van Houten (‘Juego de Tronos’) y hasta varios jugadores del FC Barcelona.

La idea original del álbum fue de Cilvaring, inspirándose en la tendencia musical que se dio durante el Renacimiento. Para Cilvaring el valor de música estaba siendo devaluado por el streaming y la piratería, lo que le motivó a coproducir junto a RZA una obra de arte de música. En palabras del productor, «El valor intrínseco de la música se ha reducido a cero, el arte contemporáneo vale millones en virtud de su exclusividad»: decidió entonces adoptar un enfoque musical del estilo renacentista de hace 400 años, y ofrecerlo como producto.

El álbum se depositó en una caja plateada con joyas incrustadas con el sello de Wu-Tang en el centro y permaneció guardado en una bóveda segura del Hotel Royal Mansour de Marrakech hasta el 2015. Antes de su subasta pasó tres horas en un control fronterizo del aeropuerto JFK para que pudieran determinar el contenido del interior, y después llegó a Nueva York para ser exhibido por primera -y única vez- frente a una multitud de 150 coleccionistas. Se prohibieron los dispositivos de grabación y los curiosos pudieron oír en primicia cerca de 13 minutos del álbum.

Son un total de 31 pistas divididas en dos caras (Shaolin y Allah), siendo la mayoría compiladas por la ya extinta Complex Networks. Existe el YouTube una filtración en bruto y de calidad muy pobre con todos las instrumentales del disco originales del disco y algún que otro tema incompleto.

La subasta se llevó a cabo poco después de la visita a Nueva York, y lo hizo a través Paddle8, una popular casa de subastas online. Se vendió por ni más ni menos que 2 millones de dólares, convirtiéndose al momento en el álbum más caro de la historia, e comprador: Martin Shkreli, un director ejecutivo estadounidense conocido por ser el hombre más odiado de los Estados Unidos.

Razones para odiar a Martin Shkreli

Condenado por fraude de valores, Martin Shkreli es un ejecutivo farmacéutico que entre varias cosas lideraba fondos de cobertura y capitales de riesgo. El mismo año que compró ‘Once Upon a Time in Shaolin’ también adquirió los derechos de Darapim, un fármaco crucial para el tratamiento de enfermedades como el VIH y el SIDA. Poco después decidió aumentar deliberadamente su precio.

Martin Shkreli

Mediante su recién formada compañía, Turing Pharmaceuticals, también conocida como Pharma Bro, Shkreli hizo crecer el precio de la medicina pasando de los 13 dólares por pastilla a los 750 dólares, un aumento del 5.000%. A raíz de aquello fue acusado por fraude de valores y conspiración para cometer fraude, una sentencia que le acabaría llegando tres años después, en 2018.

Volviendo al álbum de Wu-Tang, este lo adquirió meses después de la polémica del Pharma Bro por 2 millones de dólares, algo que fue criticado incluso por miembros del grupo como Method Man. El acuerdo de la subasta estípula que el disco no puede ser distribuido con fines comerciales hasta el año 2103, pero sí puede ser reproducido en fiestas, aunque nunca llegó a darse el caso.

Y realmente no se sabe mucho de lo que haría Shkreli con el álbum, pero en 2016 prometió compartirlo gratuitamente si Donald Trump ganaba las elecciones, en cambio lo destruiría si ganaba Hillary Clinton. Un día después de que Trump saliera electo compartió solo la introducción y una pista del álbum en un directo por streaming, y en otra ocasión insinuó que lo liberaría en un lugar oculto de Internet para que la gente tuviera que «emprender una búsqueda espiritual».

Pasado un año, en septiembre de 2017 Shkreli intentó vender ‘Once Upon a Time in Shaolin’ en eBay y la puja más alta fue de tan solo 1 millón de dólares, la mitad de lo que pagó inicialmente. Por otro lado comentó en la descripción que nunca «lo había escuchado detenidamente». Pero la venta nunca llegó a formalizarse: fue encarcelado por sus cargos antes de que ocurriera.

Martin Shkreli escoltado por agentes de Nueva York
Martin Shkreli escoltado por agentes de Nueva York

Martin Shkreli fue condenado por fraude en marzo del 2018 por un tribunal federal y le fueron confiscados todos los activos en posesión que ascendiera hasta un valor de 7,36 millones de dólares. De este modo ‘Once Upon a Time in Shaolin’, un álbum de rap de Wu-Tang Clan único en el mundo, pasó a ser propiedad del gobierno de los Estados Unidos.

Y la historia llega hasta el día de hoy. Con tal de saldar la deuda de Shkreli hace poco el gobierno de EEUU ha logrado encontrar un comprador que no ha sido revelado, tampoco la cifra de la operación, aunque sabemos que podría ascender hasta un máximo de 7,38 millones, algo bastante improbable. Quedará por ver si en los próximos días o meses el nuevo dueño del álbum revela su identidad, y si algún día llegaremos a poder escucharlo en condiciones.

¡Síguenos!

Si te ha gustado el artículo síguenos para no perderte nuestras publicaciones:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *