Conociendo a los genios: Jack Ma y la ambición de un hombre que solo sabía inglés

Jack Ma
Publicado por: Adrián Ruiz

Uno de los hombres más ricos del mundo, y también el hombre más rico de China. Jack Ma, al que muchos conocen como el fundador de Alibaba, es ya toda una personalidad que se codea con celebridades como Elon Musk y se compara como el homónimo asiático de Jeff Bezos.

La diferencia entre Jack Ma y los otros dos es que Ma se caracteriza por ser todo un conjunto de personalidad y carisma, pero sobre todo por ser un genio de las oportunidades pese a carecer de conocimientos tecnológicos. Sí, Jack Ma no es ningún erudito en tecnología, pero sí un experto «en las personas», como siempre le ha gustado definirse a él mismo.

Así que sin más continuamos con nuestra serie en la que conocemos a los genios de la industria tecnología con el artículo de hoy: Jack Ma, la mayor celebridad de toda Asia.

Una historia de superación

Podemos decir casi con total rotundidad que la historia de Jack Ma se reduce a su infancia. Es la historia de un niño que ansiaba aprender idiomas como fuera, y para ello de le ofrecía a cualquier turista guías turísticas en bicicleta a cambio de que le enseñaran inglés. Nació en 1964 en plena época comunista en la ciudad de Hangzou, siendo el hermano medio de tres, y rodeado de todas las dificultades que conllevaba ser de un país que estaba aislado del resto del mundo.

Jack Ma junto a sus dos hermanos

Por otro lado la relación política entre China y Estados Unidos empezó a cambiar para mejor en 1972, tras la visita de Richard Nixon en la ciudad natal de Ma: la ciudad vivió un enorme crecimiento turístico, haciendo crecer notablemente la economía de la población hasta el punto que la familia del joven Ma pudo permitirse enviarlo a Instituto de Maestros de Hangzhou.

Viniendo de una familia humilde y criado en una ciudad en auge bajo el amparo marxista de régimen comunista chino, su infancia no fue precisamente sencilla y su educación tampoco. Nunca fue buen estudiante, especialmente en matemáticas, e incluso llegó a suspender dos veces su examen de acceso a la universidad. Nunca se le han dado bien los números, algo que el magnate sigue reconociendo hoy en día: su punto fuerte siempre fue el inglés.

Por ello decidió estudiar magisterio, y tras graduarse empezó a la búsqueda de su primer trabajo. Más de una treintena de negocios rechazaron su candidatura hasta que por fin consiguió su primer puesto de trabajo dando clases de inglés en una universidad local por tan solo a 12 dólares al mes. De los más de 30 trabajos que le rechazaron uno de ellos fue un KFC: 24 personas aspiraban al empleo y él fue el único que no consiguió pasar el proceso de selección.

Pero los varapalos profesionales más que decepcionarle acabaron fortaleciéndole buscando la auto superación constante. Pronto adquirió una filosofía que rechazaba por complejo rendirse y darse por vencido, y empezó a aplicarlo en grande dando sus primeros pasos como emprendedor novel.

Empezó en 1995 fundando un pequeño negocio que ofrecía servicios de traducción para otras empresas, y en una ocasión tuvo viajar hasta Estados Unidos para ofrecer ayuda a una empresa china que necesitaba recuperar unos cobros. Por aquel entonces, en plena era de las puntocom China tenía sus puertas a internet cerradas a cal y canto, no fue hasta su viaje a Estados Unidos que descubrió todas las bondades que ofrecía dicha tecnología.

Saciando su curiosidad, una de las primeras búsquedas que Jack Ma hizo en internet fue sobre la cerveza, y al ver que no aparecían resultados sobre cervezas chinas tuvo una idea para lo que sería su siguiente proyecto: Alibaba, una empresa de comercio electrónico para China.

La ambición de Jack Ma

Y así, llegados a 1999 y a sus 35 años fundó Alibaba contando con un capital inicial de 50.000 dólares y con el único apoyo de unos pocos amigos que confiaban en su idea. Alibaba empezó como una pequeña startup y sus oficinas estaban en el propio apartamento de Ma. La idea detrás era poner en contacto a empresas extranjeras con fabricantes chinos a través de un sistema de compras seguras que se basaba en puntuaciones de los vendedores.

Durante los tres primeros años la empresa apenas generó ingresos, pero la filosofía de Ma le impedía rendirse y quiso seguir adelante. Y no fue nada fácil, dado que sus dos primeras empresas fracasaron y tuvo que esforzarse para convencer a sus propios amigos de fundar Alibaba. Finalmente comenzó a dar frutos y logró recaudar 5 millones de dólares de Goldman Sachs y 20 millones de SoftBank.

Aunque no fue hasta 2005 que la cosa empezó a ponerse más seria gracias a la intervención de Yahoo: el portal online fundado por Jerry Yang y David Filo invirtió mil millones de dólares en Alibaba a cambio de una participación del 40%. Aquello supuso un empuje considerable para ambas empresas, por un lado le permitió a Yahoo plantarle cara a eBay, por otro lado Alibaba generó 10 mil millones de dólares en su salida a bolsa.

Actualmente, entre Alibaba y AliExpress (propiedad de Alibaba) mueven más del 80% del comercio electrónico de China, y cuentan con más de 24.000 empleados. Además, en 2015 generaron ventas por valor de 463.000 millones de dólares superando por primera vez a otros comercios como eBay y Amazon.

El legado de Ma

Jack Ma se despidió de Alibaba en 2019 tras 20 años desde su fundación, y lo hizo como el hombre más rico de China y uno de los líderes tecnológicos más carismáticos que se conoce. Aunque realmente no se despide del todo y seguirá asistiendo a las reuniones generales de accionistas, similar a cómo hace Bill Gates con su implicación ligada a Microsoft. Cuenta con un patrimonio de más de 38 millones de dólares.

Jack Ma

Públicamente se le conoce como una persona excéntrica y que poco podemos asociar a la de un magnate corriente. Por ejemplo, cada año suele celebrar macrofiestas con más de 50.000 empleados, hasta el punto de llenar un estadio olímpico para poder albergar a tantas personas. Tampoco duda en acaparar escenarios e interpretar canciones, tal como hizo el día de su retiro.

No duda en bailar como Michael Jackson o en interpretar el Rey León en público, pero si algo hemos de destacar por encima de todo sin duda es ‘Gong Shou Dao’, un corto de artes marciales protagonizado por Jack Ma y Jet Li.

Tras su retiro se ha dedicado a otra de sus mayores pasiones, que es la educación, pero tampoco podemos decir que esté atravesando un momento sencillo. Hace unos meses y poco antes del lanzamiento en bolsa de AliPay, el equivalente chino a Bizum, Ma se mostró muy crítico con la banca china comparándola con las casas de empeño y afirmando que impiden la innovación de los sectores empresariales.

Poco después de estas declaraciones China impidió la salida a bolsa de AliPay, abrió una investigación para encontrar cualquier tipo de irregularidades en Alibaba, y le obligaron a vender el South China Morning Post, un periódico de Hong Kong que adquirieron en 2015. Tras ello Jack Ma desapareció del foco público y ha mantenido un perfil bajo a lo largo de tres meses, suscitando toda clase de rumores.

¡Síguenos!

Si te ha gustado el artículo síguenos para no perderte nuestras publicaciones:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *